"Violencia es cuando unos explotan a otros" - Dromómanos
6717
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-6717,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

_

Ya no voy a todas las manifestaciones, pero sigo la lucha. Ya no tengo 18 años, tengo 74. Ya cubrí esa etapa. Pasé por manifestaciones, por tiros, por guerrilla,  por golpes militares, ya pasé todas esas historias.  El otro día, el médico que me operó de los ojos me dijo: “Estás 20- 20 por este ojo. No tienes problema para disparar” (Risas).

 

Para mi,  la violencia es cuando unos empiezan a explotar a otros. Pero antes viene desde el Estado, en formas de coerción y  en sistemas de participación limitada.  Yo he vivido la violencia política dramáticamente. Como organización política estamos metidos en esta lucha, en estas acciones, somos víctimas de la represión. Nos quitaron el derecho a presentarnos a elecciones, la tarjeta electoral,  ese fue el cobro a nuestra participación política. Hay compañeros que pasaron un tiempo presos, otros que desde hace dos años tienen juicios, o prohibido salir del país.   A mi me prohibieron comprar vuelos nacionales. Estoy en una lista de 72 líderes políticos.

 

No voy a irme de Venezuela. Esa es una determinación que yo tomé desde el principio. Podrán meterme preso, podrán llevarme a fuerza, eso pueden hacerlo. Yo creo que tengo un compromiso con Venezuela. Alguien decía el otro día que a los venezolanos nos arrullaban con el himno nacional.

 

La constituyente (la idea del gobierno chavista para modificar la Constitución) es desconocida en todos los aspectos. ¿A qué nos lleva a eso? A dos constituciones, a dos poderes y en algún momento a un enfrentamiento violento de ambas fuerzas.  Yo no abogo porque la solución sea violenta. Quisiera, como dijo el poeta venezolano, no derramar ni la sangre que cabe en el pecho de un colibrí.

 

Caracas, Junio 2017.

 

 

Comentarios

comentarios

Gabriel Puerta

Fundador del partido Bandera Roja

_
¿POR QUÉ LUCHAMOS?